Los veterinarios. Actitud vital.

Escrito por: root | Mon, 01/03/2022 - 12:37 en Organización


A menudo sentimos fatiga mental. 
Si somos conscientes detenemos nuestra actividad, nos distraemos, caminamos un poco, nos despejamos y luego retomamos la tarea.
Pero…¿sabemos realmente cuando hemos llegado a nuestro límite?
En la actualidad se habla mucho de ritmos ultradianos para la organización del trabajo.
¿Que son estos ritmos?
¿Como se relacionan con nuestra productividad?
Existen estudios que relacionan la mayor productividad de cierta personas con ciclos de trabajo entre 50 y 90 minutos de trabajo con intervalos de 15 a 20 de descanso.
Y en este caso, “más” no es mejor, es una cuestión de eficiencia. 
Una persona con un ciclo de trabajo más corto puede ser más eficiente que otro con ciclos más largos de trabajo.
El descanso resulta más efectivo si es una caminata al aire libre o, aunque menos efectiva, bajo techo.
Del mismo modo, y teniendo en cuenta que si nuestras horas de menor productividad coinciden con la marea alcalina post prandial (ni más ni menos que la elevación de bicarbonato en sangre después de comer) es interesante descansar de 20 a 40 minutos. 
Una siesta en toda regla. 
Sin duda, cada persona debe aprender a manejar estos ciclos de actividad para mejorar su efectividad.
Organizar nuestra actividad con sistemas como GTD (Getting Things Done) de David Allen o aplicaciones probadas como Todoist nos permiten implementar un nivel de  organización extraordinario a todo lo largo del día.
Estos métodos y aplicaciones nos ayudan a optimizar el uso de la energía mental, focalizando el pensamiento en la actividad principal, sin permitir que se activen vías colaterales del pensamiento en forma recurrente. 
El famoso run-run.
Estos son sistemas aplicable a todo orden en la vida y los trataremos en profundidad a lo largo de distintos post.
No se trata solo de tener organizada la agenda en la clínica, se trata de tener organizado el día a día.
Y si, no es imposible, ni se trata de organizar hasta el último segundo, porque habrá espacios que nosotros decidiremos dejar a la improvisación.
Es factible organizar el trabajo mediante citas previas, enseñar al público la importancia del tiempo a través de una organización sistemática, ya no solo en la discriminación del tiempo de consulta, a una hora, día y semana determinada, sino a la distribución del tiempo empleado en esa consulta.